miércoles, 11 de noviembre de 2009

Juan Bautista Pérez de Cabo

EL AUTOR DEL PRIMER LIBRO FALANGISTA, FUSILADO POR FRANCO

"Cierta mañana se me presentó en casa un hombre a quien no conocía: era Pérez de Cabo, el autor de las páginas que siguen a este prólogo [un libro titulado "Arriba España", publicado en 1.935] Sin más ni más me reveló que había escrito un libro sobre la Falange. Resultaba tan insólito el hecho de que alguien se aplicara a contemplar el fenómeno de la Falange hasta el punto de dedicarle un libro, que le pedí prestadas unas cuartillas y me las leí de un tirón, robando minutos al ajetreo. Las cuartillas estaban llenas de brío y no escasas de errores. Pérez de Cabo, en parte, quizá - no en vano es español -, porque estuviera seguro de haber acertado sin necesidad de texto alguno, veía a la Falange con bastante deformidad. Pero aquellas páginas estaban escritas con buen pulso. Su autor era capaz de hacer cosas mejores. Y en esta creencia tuve con él tan largos coloquios, que en las dos refundiciones a que sometió su libro lo transformó por entero. Pérez de Cabo, contra lo que hubiera podido hacer sospechar una impresión primera, tiene la virtud rara entre nosotros: la de saber escuchar y leer. Con las lecturas que le suministré y con los diálogos que sostuvimos, hay páginas de la obra que sigue que yo suscribiría con sus comas. Otras, en cambio, adolecen de alguna imprecisión, y la obra entera tiene lagunas doctrinales que hubiera llenado una redacción menos impaciente. Pero el autor se sentía aguijoneado por dar su libro a la estampa, y ni yo me sentía con autoridad para reprimir su vehemencia, ni en el fondo, renunciaba al gusto de ver tratada a la Falange como objeto de consideración intelectual, en apretadas páginas de letras de molde. El propio Pérez de Cabo hará nuevas salidas con mejores pertrechos, pero los que llevamos dos años en este afán agridulce de la Falange le agradecemos de por vida que se haya acercado a nosotros trayendo, como los niños un pan, un libro bajo el brazo" .
(José Antonio Primo de Rivera O.C. pag. 648/649)
.
***


A finales de 1937, aparecían los primeros brotes activos de disidencia antifranquista, bajo los nombres de Falange Española Autentica y Falange Autónoma que, mediante una serie de octavillas denunciaban el secuestro de la Falange por parte de los militares y, según el auto de procesamiento de Hedilla y otros falangistas con él detenidos, pretendían el desprestigio de Franco “por no interesar que este ganara la guerra fuera de las normas Nacional-Sindicalistas”.


En 1939, varias facciones falangistas disidentes se ponían en contacto creando, frente a la Junta Política de FET, la Junta Política Clandestina, de la que formaban parte destacados falangistas como Luis de Caralt, Perez de Cabo o Tarduchy, además de Narciso Perales o Patricio Gonzalez de Canales que ya habían sido detenidos por su activa militancia en la FEA o en la FA.

En 1942, Pérez de Cabo, es fusilado con el cargo de "estraperlista". Es la única persona ejecutada en España por una infracción de carácter administrativo.

Se le acusa, con el fin de difamarle y desacreditar a la naciente Falange Auténtica, de vender algunas partidas de botes de leche condensada (y no de trigo, como se ha escrito) que tenían a su cargo en la Delegación valenciana de Auxilio Social, para conseguir fondos y contribuir económicamente a las actividades de su grupo.

La realidad es que fue un represaliado político de la dictadura. Según Armando Romero Cuesta en su libro “Objetivo: matar a Franco. La Falange contra el Caudilloel antifalangista general Varela, deseoso de acabar con la «insolencia falangista» fue quien organizó el montaje contra Pérez de Cabo y forzó su juicio y su condena a muerte.

Su verdadero "delito" no fue otro que participar en una organización clandestina falangista que llegó a planear el asesinato de Ramón Serrano-Suñer y de su cuñado, el general al que algunos llamaban 'caudillo'

VERDAD HISTÓRICA
.
Pero ¿qué hay de cierto en la acusación contra Pérez de Cabo?
.
Una de las misiones que tenía encomendada, como comisario de abastos, era el desembarco de la escasa ayuda, que a través de la Cruz Roja Internacional, llegaba a España, más concretamente al puerto de Alicante, para paliar la hambruna de la postguerra. Sin embargo, la precariedad de las condiciones en que se trabaja hacía que no se contase con los fondos suficientes para pagar a los estibadores que habían de descargar la mercancía por lo que Pérez de Cabo, ante la disyuntiva de ver cómo los alimentos se estropeaban o eran reexpedidos a su origen, se vio obligado a recurrir a una de las prácticas corrientes en aquellos días: vender una ínfima parte de la mercancía en el “mercado negro” para disponer de los salarios para el personal portuario. Práctica que, naturalmente se hacía con el conocimiento y aquiescencia de las autoridades.
.
Pérez de Cabo, fusilado bajo la infamante acusación de "estraperlista" y la Falange Autónoma difamada con la injuria de querer organizarse con dinero robado al hambre del pueblo... un "golpe de propaganda" vil y canallesco, perfectamente urdido por el aparato represor franquista.

La Memoria Histórica, requiere Verdad Histórica y reparar el honor de las víctimas del franquismo es condición indispensable para la reconciliación y la superación de ese negro periodo de la historia de España en el que todos perdimos demasiado.
.

1 comentario:

DELAFUENTE-CHAOS dijo...

He leído el libro, que es muy corto, y meh paracedido fabuloso. Un ideal, la pureza de la doctrina de JosÁntonio, y unos razonamientos contra el marxismo y el otro materialismo, el capitalismo financiero. Es un libro de lectura obligada para todo falangista.
ARRIBA ESPAÑA!!
Agustín De la Fuente